¿Cuáles son las limitaciones del Índice de Desigualdad de Género?

Como todas las medidas compuestas, el Índice de Desigualdad de Género tiene algunas limitaciones. En primer lugar, no capta la extensión y la amplitud de la desigualdad de género. Por ejemplo, el uso de la representación parlamentaria nacional excluye la participación a nivel de gobiernos locales y en otros ámbitos de la vida comunitaria y pública. La dimensión del mercado laboral no cuenta con suficiente información sobre ingresos, empleo y trabajo no remunerado realizado la mayoría de las veces por mujeres. El Índice no incluye otras dimensiones importantes, como el uso del tiempo: el hecho de que muchas mujeres tengan la carga adicional de los cuidados y las tareas domésticas, que se descuentan del tiempo de ocio, y aumentan el estrés y el cansancio físico. La propiedad de bienes, la violencia de género y la participación en la toma de decisiones comunitarias tampoco están reflejadas en el Índice, principalmente debido a la disponibilidad limitada de datos.