Evaluar la pobreza multidimensional: un índice a nivel global

Por Sabina Alkire, directora de OPHI y Selim Jahan, director de HDRO, PNUD.

La pobreza tiene un carácter multidimensional y va más allá de la falta de ingresos.

La medición de la pobreza multidimensional sirve como complemento a las medidas tradicionales de la pobreza basada en los ingresos, y se centra en las experiencias de vida de las personas pobres – las numerosas dimensiones en las que experimentan desventajas de manera simultánea. La relevancia de esta medición ha quedado reconocida en el preámbulo de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el cual establece que "erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones ... es el mayor desafío mundial y un requisito indispensable para el desarrollo sostenible".

Con el objetivo de medir la pobreza multidimensional a nivel global, el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) global fue desarrollado por primera vez de manera conjunta por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Iniciativa sobre Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford (OPHI), coincidiendo con el 20º Aniversario del Informe de Desarrollo (IDH) en 2010. Para el IDH, OPHI calculó un IPM global que abarcaba 104 países. Este índice representa una medida internacionalmente comparable de la pobreza extrema que captura las múltiples carencias que experimentan las personas pobres en ámbitos como la salud, la educación y el estándar de vida.

Metodológicamente, el IPM global utiliza el Método Alkire-Foster para la medición de la pobreza multidimensional, un enfoque de conteo, que construye perfiles individuales de privación para analizar tanto la proporción de personas pobres de un país, como la intensidad de su pobreza. Este método permite desagregar el IPM global por grupos de población (por ejemplo, por regiones, por poblaciones urbanas y rurales; o por edad), para mostrar los tipos de carencias que contribuyen a la pobreza en los distintos grupos, y para monitorear los cambios en estas privaciones a lo largo del tiempo. La compilación de estos datos en un índice agregado, como el IPM global, crea una imagen integral de la pobreza para cada individuo y permite el análisis de las carencias interconectadas que experimenta.

El IPM global está compuesto por diez indicadores distribuidos en tres dimensiones: salud, educación y estándar de vida. Los diez indicadores ponderados son: nutrición, mortalidad infantil, años de escolaridad, asistencia escolar, combustible para cocinar, saneamiento, agua potable, electricidad, vivienda y activos. Éstos fueron elegidos tras un exhaustivo proceso de consulta con expertos de cada sector, así como de validación estadística y de análisis de los datos disponibles.

El IPM global, como la medida apropiada para las carencias múltiples y superpuestas, ha sido respaldado por varios especialistas, entre ellos Sir Tony Atkinson (QEPD), quien fue un asesor fundamental tanto para la Oficia del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD (HDRO, por sus siglas en inglés) como para OPHI. Liderado por Sir Tony, el Informe de Monitoreo de la Pobreza Global 2016 del Banco Mundial recomendó la adopción de una medida que idealmente incluyera seis dimensiones: trabajo, violencia, salud, nutrición, educación y estándar de vida. Siguiendo el Informe de la Comisión Atkinson, además, (p170): "No se propone que el [IPM global] incluya una dimensión de pobreza monetaria. (...) El objetivo (...) es proporcionar indicadores que complementen el indicador monetario, y no buscar combinar estos dos enfoques diferentes ".

En los últimos años, algunas diferencias en los cálculos llevaron a HDRO y a OPHI a calcular este índice por separado. La actualización más reciente del IPM global de OPHI realizada en el invierno de 2017-2018 incluye 104 países. El Informe de Desarrollo Humano del PNUD más reciente, publicado en 2016, calculó el IPM global para 102 países. Ambas mediciones han producido resultados similares a nivel nacional.

A principios de 2018, HDRO y OPHI acordaron ajustar y unificar sus metodologías en la medición de la pobreza muldimensional a fin de monitorear mejor los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este nuevo acuerdo para unificar dicha medida resuelve esas diferencias. Las dos instituciones calcularán un índice global conjunto de pobreza multidimensional que abarcará más de 100 países en desarrollo, para una nueva generación de Informes de Desarrollo Humano.

HDRO y OPHI ahora están definiendo los detalles técnicos de esta medida conjunta, que se construirá principalmente a partir de Encuestas de Demografía y Salud (DHS, por sus siglas en inglés), de Encuestas de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS), así como de Encuestas Nacionales. Estas decisiones se validarán conceptual y estadísticamente, luego de las consultas a expertos. Se espera que la medida conjunta HDRO-OPHI sea lanzada próximamente.