1.1. Elegir un tema

Un IDH nacional o regional debería arrojar luz sobre un tema que resulte vital, estratégico y adecuado para tratar las necesidades de desarrolla nacionales o regionales más acuciantes de cada momento. Un tema de estas características suscitará el interés y el debate público y, por lo tanto, el IDH tendrá posibilidades de promover la concienciación, ejercer su influencia y tener repercusión. El tema elegido debería ofrecer la oportunidad de utilizar el IDH para trasladar el mensaje de desarrollo humano. Según este mensaje, el crecimiento económico, un comercio y unas inversiones mejorados, y los avances tecnológicos son medios para el desarrollo, no los fines. La construcción de las capacidades humanas y de su capacidad de disfrutar de vidas productivas y significativas que las personas tengan motivos de valorar es un objetivo fundamental. De hecho, en este sentido, el tema principal de un IDH es el desarrollo humano: el proceso de ampliar las oportunidades de las personas expandiendo su capacidad de gozar de buena salud, recibir formación, obtener conocimientos, disfrutar de unas condiciones de vida aceptables, participar activamente en la vida comunitaria y ser creativos en un entorno digno y en libertad.

Consulte el INDH 2001 de Vietnam para conocer un caso interesante. El tema debería dar pie a realizar análisis que destaquen las ventajas de utilizar este enfoque de desarrollo humano para solucionar los problemas nacionales y regionales. Las cuestiones de género, el medio ambiente y la seguridad humana, por ejemplo, son temas transversales a muchas áreas de desarrollo de interés local y podrían ofrecer nuevas vías para la aplicación integral de las políticas de desarrollo. En muchos países y regiones, la investigación de formas para reducir las barreras permanentes para el desarrollo económico o social puede beneficiarse del valor añadido aportado por este fresco enfoque conceptual, siempre que este planteamiento esté bien respaldado por nuevos datos e investigaciones. A nivel regional, el caso del IDH 2008 para Asia y el Pacífico sobre corrupción resulta de gran utilidad.
La selección del tema específico podría conllevar una o más iniciativas, según se puede ver a continuación:

  1. Realizar un estudio exhaustivo sobre anteriores IDH globales, IDH de la propia región o de otras, e IDH nacionales o de distrito.
    Examinar la posible aplicación y las repercusiones de estos informes dentro del contexto nacional o regional. La encuesta debería ser considerada un indicio sobre la situación y podría utilizarse como referencia para la selección y el desarrollo del tema específico.
  2. . Llevar a cabo una revisión exhaustiva de las estrategias y políticas de desarrollo vigentes.
    El tema debería ser lo suficientemente robusto como para mantener la promesa de ir acompañado de la formulación de recomendaciones políticas sólidas que ayuden a superar los problemas de desarrollo arraigados y permanentes que sean relevantes a nivel nacional o regional. Los problemas de desarrollo podrían persistir debido a que las políticas vigentes y pasadas no los hayan tratado adecuadamente. Un error común es centrarse en la resolución de las cuestiones de desarrollo principalmente a través de políticas macroeconómicas, sin prestar la debida atención al desarrollo humano. Uno de los objetivos del informe es influir en los políticos para que adopten el enfoque de desarrollo humano.
  3. Implementar un proceso consultivo entre los actores de desarrollo humano para separar posibles temas para distintos IDH.
    El proceso debería contar con el respaldo de la Oficina de País, la Dirección Regional o el Centro Regional del PNUD. Debería incluir consultas y estar coordinado con el gobierno. El tema debería reflejar las aspiraciones de desarrollo particulares del país o de la región. Por lo tanto, el proceso de consulta debería conllevar la búsqueda de contextos apropiados para celebrar reuniones con los políticos y otros actores partes y socios relevantes para debatir y articular las prioridades de desarrollo nacionales y regionales críticas, así como un desarrollo sensible de las cuestiones a las que se enfrenta el país o la región.
  4. Una vez que se haya determinado un posible tema específico para el IDH, elaborar una nota conceptual para preparar las consultas.
    La nota conceptual debería centrarse en las cuestiones de desarrollo humano nacional o regional asociados con el tema, y las justificaciones prácticas y teóricas para la elección del tema, incluyendo la disponibilidad de datos adecuados, la posibilidad de recopilar nuevos datos significativos con rapidez para respaldar las conclusiones y recomendaciones, y el amplio interés de los actores parte y los patrocinadores. Por ello, debería incluir un plan de trabajo.
    Aunque la elección del tema para un IDH nacional es una prerrogativa de la Oficina de País del PNUD y de los socios nacionales, se recomienda informar a la correspondiente Dirección Regional y a la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano sobre los temas propuestos al principio del proceso de elaboración de cualquier IDH mediante la nota conceptual. El tema elegido y el proceso del IDH también deberían estar respaldados por homólogos clave del PNUD en las instituciones académicas locales, la sociedad civil y el gobierno, incluyendo las agencias nacionales de estadística. Asimismo, debatir la nota conceptual con otras organizaciones de Naciones Unidas, líderes de la comunidad local y otros actores parte de todos los segmentos de la población para conocer los puntos de vista de estos socios. El compromiso de todos estos socios será crítico para la producción del informe y las posteriores iniciativas de promoción.
  5. Anunciar el tema seleccionado en un evento público diseñado para captar la atención sobre la importancia del tema en el esfuerzo por resolver las necesidades nacionales o regionales de desarrollo humano. Considerar el anuncio como una oportunidad para fomentar la participación, comenzar la promoción y animar la financiación. Invitar a los principales actores parte, potenciales fuentes de financiación, representantes relevantes de distintos niveles del gobierno y de la sociedad civil y los medios de comunicación. /li>
  6. La presentación de estas iniciativas en la figura es meramente esquemática y se refiere solo a la elección del tema. Sin duda, también será necesario iniciar la divulgación, comenzar a movilizar recursos y conformar el equipo del informe nacional o regional, y otras estructuras de apoyo al IDH, incluso durante el proceso de elección del tema.