2.3. Proceso de revisión

1. Remitir el informe para revisión interna

Compartir el primer borrador con el comité de dirección, el comité asesor, otros asesores, los autores de los documentos contextuales, actores parte y demás expertos que participen en la creación del borrador. Uno de los objetivos es comprobar el uso idóneo y la calidad del análisis. Para ello, podría ser útil organizar un taller con los actores parte.

Los representantes residentes y directores regionales del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo son responsables de proteger la percepción pública de la imparcialidad que deberían asociarse con el PNUD y las Naciones Unidas, así como de garantizar la calidad de los IDH. Deberían asegurarse también de que los IDH cumplan con los seis principios establecidos en el módulo de los estándares de calidad del IDH y los procedimientos y estándares detallados en la política de publicaciones del PNUD (cuadro 1). Deberían evaluar la precisión, la relevancia y la idoneidad de los datos; la solidez del análisis; la apertura, justicia e imparcialidad de los argumento; y la coherencia y consistencia de las recomendaciones en relación a los datos y el análisis, y como solución práctica dentro del contexto de la situación actual que se vida en el país o la región.

Los IDH deben lograr unos elevados estándares en cuanto a calidad de contenido, redacción, edición, traducción, diseño e impresión. La política de publicaciones del PNUD describe los estándares que deberían cumplir todos los productos y publicaciones del PNUD para mantener la imagen externa de la organización. Por lo tanto, la política no está limitada a los IDH. A continuación, destacamos los puntos elegidos que podrían ser relevantes para un IDH. (Para obtener más detalles, consulte la descripción completa de la política.)

Identidad organizativa

Aunque se fomente la creatividad en el diseño de las publicaciones del PNUD, resulta esencial mantener una identidad organizativa consistente. Por lo tanto, todas las unidades deberían cumplir lo siguiente:

El logotipo del PNUD debería aparecer en la portada de todas las publicaciones impresas. La política sobre el uso del logotipo se puede consultar en:

  • Política sobre el uso del logotipo (disponible para el personal del PNUD)
  • Logotipo del PNUD (disponible para el personal del PNUD)
  • En una publicación conjunta con otros socios (como con otras agencias de Naciones Unidas, instituciones gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil o entidades del sector privado), todos los logotipos deberán colocarse en la misma línea, en la parte inferior o superior de la portada. Todos los logotipos deberán ser visualmente iguales, sin que ninguno prevalezca sobre los demás.
  • La descripción estándar del PNUD deberá aparecer al principio o al final de la publicación. La descripción estándar está disponible en inglés, francés y español (disponible para el personal del PNUD).
  • La contraportada debería recoger la fecha de la publicación y la dirección de contacto para obtener ejemplares adicionales y más información. Por lo general, será la dirección postal, los números de teléfono y fax, y las direcciones de correo electrónico y del sitio web de la unidad del PNUD.
  • Las unidades también deberían solicitar un número ISBN o ISSN. Por lo general, todas las publicaciones dirigidas a la venta llevan un número ISBN.
  • Cualquier mapa utilizado en las publicaciones deberá haber sido obtenido de la Unidad Cartográfica de Naciones y debe llevar el siguiente descargo de responsabilidad:

The designations employed and the presentation of material on this map do not imply the expression of any opinion whatsoever on the part of the Secretariat of the United Nations or UNDP concerning the legal status of any country, territory, city or area or its authorities, or concerning the delimitation of its frontiers or boundaries.

El procedimiento de control de calidad

El procedimiento del control de calidad (disponible para el personal del PNUD) ha sido establecido para salvaguardar la calidad, la relevancia, la consistencia y el impacto de los productos y publicaciones del PNUD; y para promover la identidad corporativa del PNUD. También está diseñado para ayudar a elevar la visibilidad del PNUD en los países donantes y en los que tiene programas activos, con el objetivo de generar apoyos para el PNUD.

Cada Dirección Regional o Centro Regional es responsable de la implementación de los procedimientos de control de calidad y de la gestión cotidiana del control de calidad en la producción de las publicaciones (como los IDH regionales) y rinden cuentas ante el Administrador del PNUD. Todas las principales publicaciones del PNUD, incluyendo los IDH globales y regionales, deben estar respaldados por la Oficina Ejecutiva antes de que sean publicados.

Las Oficinas de País están invitadas a aplicar también el procedimiento de control de calidad. Los representantes residentes del PNUD son responsables de los INDH y son responsables de la calidad del producto final.

Difusión

Se debe realizar un esfuerzo por producir publicaciones en los idiomas de trabajo del PNUD: inglés, francés y español. Si debido a limitaciones presupuestarias las publicaciones del PNUD no se pueden traducir, se anima a que las oficinas produzcan resúmenes en los idiomas de trabajo del PNUD.

Las unidades deberían explorar el potencial de venta de las publicaciones, en base a la experiencia tanto interna del PNUD como externa.

Todos los informes publicados deberían estar disponibles en línea para facilitar la promoción y divulgación. Este debería ocurrir antes de la fecha de lanzamiento para garantizar la difusión mediática o evitar la divulgación antes de dicha fecha, según convenga. La publicación en la web de cada publicación debería incluir: información bibliográfica completa y una nota sobre los idiomas disponibles, dónde obtener la publicación y el precio, cuando corresponda.

Las unidades deberían producir una breve descripción de la publicación para utilizarla en las iniciativas informativas públicas del PNUD en catálogos y sitios web del PNUD. Las unidades deberían también actualizar o revisar estos datos en sus sitios web.

2. Preparar y enviar un nuevo borrador a homólogos externos para su revisión

Se debería realizar un esfuerzo para incluir todos los comentarios de los revisores. Si los autores no están de acuerdo con los comentarios, deberían responder a quienes los hayan formulado explicando los motivos por los que no se vayan a incluir.

  • Preparar el texto para su revisión incorporando el feedback de las consultas al primer borrador completo, ajustando el análisis, y perfilando los argumentos y el mensaje principal, si fuera necesario.
  • Compartir el borrado con los principales expertos externos con el objetivo de comprobar el análisis y el uso de los datos, y para testar los mensajes.
  • Todos los IDH nacionales y regionales deben estar revisados por dos o tres expertos revisores independientes, que no tengan ninguna vinculación con la redacción ni la investigación. Garantizar que al menos un revisor sea experto en género. Si fuera relevante, organizar una revisión estadística con expertos técnicos para controlar la precisión y el rigor metodológico. Otros expertos, incluyendo consultores extranjeros, podrían también unirse al proceso de revisión, que incluso podría llevarse a cabo por un comité de homólogos compuesto por, por ejemplo, representantes de organizaciones participantes, el sector privado, el mundo académico, la sociedad civil y políticos.

La revisión externa llevada por homólogos debería estar diseñada para contribuir a la imparcialidad del IDH. Por lo tanto, es fundamental para garantizar la calidad y la credibilidad de un IDH y, por ello, el proceso de revisión por homólogos debería estar perfectamente descrito en el propio IDH.

El PNUD ofrece asistencia a la hora de llevar a cabo las revisiones de homólogos.

3. Preparar y enviar el borrador final para la revisión ejecutiva

  • Incorporar en el borrador final el feedback obtenido en la revisión por homólogos y consultas relacionadas, si procede.
  • Resumir las recomendaciones en uno o dos lugares en el texto, normalmente en la parte delantera o trasera, pero también en lugares estratégicos dentro de cada capítulo correspondiente. Agrupar las recomendaciones adecuadamente, pero también tratar de llamar la atención de unos lectores que podrían no siempre querer o tener el tiempo para leer el informe de principio a fin. Sin duda, se deberían dar unas recomendaciones maestras en el resumen, pero también en el análisis, la introducción, la descripción general o el resumen ejecutivo, es decir, allí donde sea necesario. Utilizar la introducción, la descripción general o el resumen ejecutivo para dirigirse en especial a los lectores más ocupados que solo tienen tiempo para digerir las ideas principales. Por este motivo, también se podrían incluir breves resúmenes en cada capítulo.
  • Formular los principales mensajes y posicionarlos en una parte bien visible del informe. Los principales mensajes podrían incorporar las recomendaciones, pero también podrían los resultados significativos y los datos de especial relevancia que hayan demostrado ser importantes en el análisis, especialmente los datos de nueva obtención. Buscar la asistencia del grupo de seguimiento para identificar los principales mensajes que se destacarán durante la implementación de la estrategia de comunicación y medios en el lanzamiento y durante el seguimiento. El grupo de seguimiento debería desempeñar un papel importante a la hora de perfilar estos mensajes.
  • 4. Preparar el contenido de portada y contraportada, que incluirían:
    • Página principal y contraportada, página de copyright, índice, prólogo (opcional), sinopsis (opcional), prefacio (opcional), reconocimientos (opcional), lista de participantes (opcional), lista de abreviaturas y acrónimos (opcional), e introducción, descripción general, o resumen ejecutivo
    • En la introducción debería aparecer una descripción del proceso de preparación y la metodología del IDH
    • Notas a pie de página y finales
    • Apéndices o anexos (opcional): Un anexo no estadístico contiene materiales que apoyan una argumentación, pero que sobrecargarían el texto principal en caso de incluirlos allí; como por ejemplo, resúmenes de perspectivas teóricas, resúmenes de datos cualitativos y metodología de recopilación relacionada, material anecdótico, exposiciones adicionales sobre los puntos del informe, y el texto de la legislación relevante
    • Glosario de términos estadísticos o técnicos (opcional)
    • Una bibliografía completa o lista de referencia para todas las fuentes, incluyendo las fuentes de los datos (que podrían incluirse en las notas a pie de página o finales)
    • Índice (opcional, pero recomendado)
  • Llevar a cabo una revisión ejecutiva. En línea con la política de publicaciones del PNUD (véase cuadro 1), antes de publicar cualquier IDH nacional deberá ser revisado y respaldado por los representantes resientes, y los IDH por la Oficina del Administrador del PNUD. Por lo tanto es importante mantener informados a la Oficina de País, las Direcciones Regionales y los Centros Regionales, así como a la Oficina sobre el Informe sobre Desarrollo Humano en los puntos críticos a lo largo de todo el proceso del IDH.
  • Se debería consultar al principal encargado de las estadísticas de la HDRO sobre el compromiso con las agencias nacionales de estadística, así como sobre los acuerdos sobre los indicadores relacionados con el Índice de Desarrollo Humano con la Comisión de Estadística de Naciones Unidas. La HDRO también está a disposición para revisar los borradores de los IDH y evaluar el rigor para con el enfoque de desarrollo humano y las metodologías estadísticas, en especial la medición del IDH y otros indicadores de desarrollo humano, cuando corresponda.
  • En el caso de los informes considerados políticamente sensibles, las Direcciones Regionales o los Centros Regionales y la HDRO podrían aconsejar llevar a cabo una revisión adicional y obtener una autorización especial de la Oficina del Administrador del PNUD. La sensibilidad política puede ser determinada por las circunstancias específicas del país y la visibilidad en el debate internacional. La pronta distribución de una nota conceptual es crítica para gestionar a tiempo una situación de estas características.
  • A pesar de esta necesidad de revisar y recibir el respaldo correspondiente, los IDH nacionales y regionales deberían obtener una exención de responsabilidad en donde los autores aceptan toda la responsabilidad relacionada con los contenidos de los informes y por el que el PNUD, su Junta Ejecutiva y sus estados miembros quedan al margen de cualquier responsabilidad. A continuación se muestra un ejemplo para la declaración de exención de responsabilidad:
  • The views expressed in this publication are those of the author(s) and do not necessarily represent the views of the United Nations Development Programme, the United Nations generally, or United Nations Member States.
  • Los nombres de los autores no deberán aparecer en la portada, si bien pueden estar recogidos en la página de título interior.

4. Configurar e imprimir el producto final

Los IDH deben tratar cuestiones económicas y sociales en detalle para enmarcar consideraciones políticas a menudo complejas. Por lo tanto, por lo general, no suelen estar dirigidos al público en general. Sin embargo, sí pretenden llamar la atención de profesionales, investigadores, políticos y donantes de desarrollo, en ocasiones con una disponibilidad de tiempo limitada, por lo que debe destacar entre las muchas publicaciones del campo de desarrollo.

Para ello, para que un IDH tenga éxito, deberá caracterizarse por un lenguaje fluido, resultar visualmente atractivo y basarse en una interesante combinación de elementos gráficos. Una presentación eficiente a la vez que variada aumenta la posibilidad de que los miembros del público objetivo se decidan por tomar un IDH, leerlo y descubrir sus mensajes.

Preparar el texto. Entregar el texto al/a la editor/a y al/a la traductor/a (si fuera necesario):

  • Obtener el manual de estilo del PNUD y revisar otros IDH nacionales y regionales para determinar la apariencia adecuada del informe. Establecer un estilo general para el formato del informe, la redacción, las referencias, etc. Los autores, redactores, editores y correctores deberían estar familiarizados con el estilo elegido.
  • Entregar el texto al/a la editor/a, quien deberá comprobar la consistencia y precisión, y garantizar que el lenguaje y el estilo sean adecuados, armoniosos y atractivos, según el estilo elegido y el manual de estilo del PNUD; asimismo, deberían reforzar el mensaje del informe.
  • Asignar el propietario de los derechos de copyright según las leyes internacionales y prácticas regionales. Obtener un ISBN para la distribución comercial. Garantizar que el año de lanzamiento y el año de la portada sean los mismos que el indicado en la página de copyright.
  • Ofrecer información dentro del texto sobre la forma en la que se puede obtener una copia física y las versiones en línea del informe. En la política de publicaciones del PNUD se establece que los informes publicados deben estar disponibles en línea antes de la difusión mediática y la promoción. La HDRO puede ayudar a las oficinas de país a publicar los IDH en línea. El sitio web ofrece oportunidades para utilizarlo como herramienta de comunicación y promoción. (Véase el caso del IDH 2003 de Europa del Este y Asia Central.)
  • Iniciar la traducción del informe, si fuera necesario. Todo el informe debería estar disponible en el idioma predominante en el país o la región, así como en otros idiomas locales. Se debería hacer también un esfuerzo por producir el informe en inglés, francés o español. Si no fuera económicamente viable, las principales secciones y los resúmenes que contengan los mensajes más destacados, los resultados y las recomendaciones deberían traducirse a los idiomas locales y a inglés, francés o español (o a todos estos).
  • Entregar el texto al/a la diseñador/a
  • Convertir los elementos de un IDH – análisis, datos cuantitativos, casos prácticos, posiciones de los actores parte, etc. – en un informe que sea claro y conciso, pero que sea al mismo atractivo y estimule el interés requiere creatividad en cuanto a la disposición del contenido y el diseño.

El/la diseñador/a deberá adecuar el informe tanto como sea posible para que llame la atención del público objetivo. La portada es lo primero que se ve, por lo que debería mostrar el tema del informe de forma clara al tiempo que intrigante. Las fotografías, los dibujos, mapas y gráficos pueden despertar la curiosidad de los lectores.

Si el proceso IDH ha sido suficientemente participativo, se habrán tratado los puntos de vista de los actores locales y demás personas que vivan en las comunidades y que regularmente están en contacto con los temas y cuestiones analizados en el informe. La inclusión de dichos materiales, que podrían derivar de casos prácticos, entrevistas, citas de debates de grupos de trabajo, o encuesta, contribuyen a empoderar a quienes han compartido sus experiencias, ejemplifica a la perfección el enfoque basado en las personas y el desarrollo humano que debería caracterizar al informe y aporta un toque fresco e inmediato de calidad que enriquece el texto y llama la atención de los lectores. (Los IDH 2003 de Pakistán y Tailandia representan un buen ejemplo de lo anterior.) El/la diseñador/a debería centrarse en crear una representación atractiva para este material, en consonancia con el público objetivo, y que añada credibilidad al informe.

A continuación se muestran algunos de los principios básicos:

  • Equilibrio: organizar la página de forma que la composición de los elementos – texto, tablas, cuadros, gráficos, fotos e ilustraciones, mensajes y datos – aparezcan de forma clara y sencilla, y al tiempo de forma variada.
  • Consistencia: mantener estilos de presentación específicos en los elementos relacionado para ayudar a los lectores a reconocer y navegar fácilmente a través de los distintos componentes.
  • Contraste: explorar el uso de tipografías, tamaños y colores para añadir variedad.
  • Proximidad: presentar elementos próximos o alejados para sugerir una relación o falta de relación.
  • Uso sensato del espacio: cada elemento de diseño debería tener una finalidad clara y práctica, y contribuir a lograr una página sin sobrecargar. Garantizar que los lectores no se fatiguen debido a la falta de espacios en blanco en las páginas y estas aparezcan saturadas de información. Los márgenes se pueden utilizar para destacar mensajes o para contener elementos de diseño interesantes, como los títulos, fotos y gráficos.
  • Imprimir el informe. Con tiempo suficiente, establecer una alianza con las editoriales de la HDRO y de Naciones Unidas (véase el Cuadro 2) o una editorial comercial. Si un equipo IDH quisiera explorar la posibilidad de contar con una editorial comercial, deberá establecer los contactos adecuados durante los pasos iniciales de preparación del IDH. La HDRO puede ofrecer asesoramiento sobre editoriales y, junto con el equipo del informe, puede investigar el uso de una editorial comercial, una editorial universitaria o un a editorial especializada en ciencias sociales. (el Cuadro 2 que se muestra a continuación ofrece información relevante de la “Nota de la HDRO sobre publicación comercial”.) Considere proponer la publicación a la editorial más prestigiosa del país o región. Es probable que las editoriales locales tengan mejores redes de distribución local y más experiencia con la demanda local. También podría ofrecer servicios de edición, corrección, diseño, producción e impresión, además de los de promoción, ventas, registro del copyright y acuerdos de reimpresión. Las editoriales internaciones como Oxford University Press suelen publicar frecuentemente los IDH de algunos países y regiones.

Publicación local

Algunos de los ejemplos de IDH globales producidos y publicados a nivel nacional y editados en distintos idiomas que podrían servir de inspiración para equipos IDH nacionales y regionales incluyen el catalán, el alemán y el japonés.

Una editorial comercial

La HDRO produce el IDH global en seis idiomas. Algunas de las versiones están promocionadas y publicadas por editoriales comerciales. Una editorial comercial suele contar con una red de publicidad y distribución que podría aumentar la visibilidad del informe. Sin embargo, cuanto menor sea el mercado, menor será la probabilidad de que los IDH, que están disponibles de forma gratuita en el sitio web del PNUD, acudan a editoriales comerciales.

En el modelo del IDH global, la HDRO paga los gastos de impresión y transporte a la editorial contratada. El acuerdo editorial típico adoptado por la HDRO obliga a la editorial a adquirir un número concreto de ejemplares a un precio acordado. No existen royalties para el PNUD, que, sin embargo, es el titular del copyright.

Hasta 2011, bajo un acuerdo de este tipo, Palgrave Macmillan distribuyó comercialmente 2.500 copias del IDH en su versión en inglés. (Nótese que la alianza con Palgrave Macmillan concluyó el citado año. United Nations Publications es ahora el principal distribuidor de los IDH globales.) Palgrave MacMillan también tuvo otro acuerdo con el PNUD y la HDRO para producir y distribuir una edición de bajo coste en blanco y negro, que fue impresa para el mercado del Sur de Asia. La HDRO ha estado explorando esta opción para el mercado africano. Este mismo modelo se sigue para edición en español del IDH, que publica Mundi Prensa.

United Nations Publications

United Nations Publications es también una de las editoriales de los IDH y todos los años distribuye los IDH en varios idiomas. Los registros de ventas muestran que, independientemente del acuerdo de coedición con Palgrave Macmillan (hasta 2011) y el hecho de que los IDH estén disponibles en línea sin coste alguno a través de la web del PNUD, United Nations Publications vende varios cientos de copias de los IDH en inglés cada año.

Los informes nacionales y regionales publicados por UN Publications se beneficiarían del acceso de las editoriales a los canales de comercialización editorial y a redes de bibliotecas. También estarían dentro de las labores de comercialización de UN Publications, que llega a decenas de miles de lectores cada año.

La publicación de versiones electrónicas es otra opción. De acuerdo con las oficinas del PNUD que impulsan la iniciativa, UN Publications podría crear ediciones que puedan ser leídas en ordenadores portátiles, iPhone, iPad, Kindle, Nook, Sony Reader y otros lectores populares de libros electrónicos. También podrían producirse versiones de libros electrónicos disponibles a través de Google Books, lo que ayuda a las editoriales a que los motores de búsqueda puedan acceder a sus contenidos. UN Publications ha desarrollado directrices de producción específicas para este fin.

UN Publications parece estar dispuesta a comercializar, distribuir y vender los IDH nacionales y regionales. Para la venta de las ediciones impresas, lo más probable es que el inglés tenga un mayor mercado potencial, aunque la venta de libros electrónicos en otros idiomas también podría ser prometedora.

Cualquier oficina que prevea producir un IDH nacional o regional debería ponerse en contacto con UN Publications con suficiente antelación. Es importante que tengan información disponible sobre el futuro Informe, en base a la cual, UN Publications decidirá el potencial de ventas del Informe y, si procede, propondría un debate sobre el diseño y las directrices de producción editorial, así como una lista de precios. También habrá que llegar a un acuerdo sobre la producción de las impresiones. Por ejemplo, si el informe se va a publicar solo en blanco y negro, UN Publications ofrecerá utilizar su red de impresión bajo pedido, en lugar de enviar copias desde la Oficina del PNUD a sus almacenes y, posteriormente, volver a enviarlos al país del comprador. También habrá que determinar los factores económicos como el transporte (por valija) y el coste unitario. Si UN Publications imprime bajo pedido, cobrará los costes de impresión.