Informe sobre Desarrollo Humano 1995

La revolución hacia la igualdad en la condición de los sexos

Si no se incorpora la equidad de género, el desarrollo humano corre peligro. Ese es el mensaje simple pero profundo del Informe sobre Desarrollo Humano 1995.

El Informe analiza el progreso logrado en lo que respecta a la disminución de las desigualdades de género durante las últimas décadas y destaca la amplia y constante brecha entre las mayores capacidades de las mujeres y las limitadas oportunidades con que cuentan. A su vez, presenta dos nuevas medidas para clasificar a los países según su desempeño en materia de igualdad de género, de acuerdo con el Índice de Potenciación de Género (IPG) y el Índice de Desarrollo relativo al Género (IDG), y analiza la subestimación y la falta de reconocimiento del trabajo de las mujeres. El Informe ofrece una estrategia que incluye cinco objetivos orientados a igualar las oportunidades de género en el decenio siguiente:

es necesario impulsar iniciativas nacionales e internacionales para lograr la igualdad jurídica entre hombres y mujeres en un período establecido;
se deben renovar muchos acuerdos económicos e institucionales para ampliar la variedad de opciones disponibles para las mujeres y los hombres en el entorno laboral;
la proporción mínima de cargos con poder de decisión que las mujeres deberían ocupar a nivel nacional no debería ser inferior al 30%;
los programas fundamentales deberían incluir la educación universal para la mujer, avances en términos de salud reproductiva y mayor reconocimiento para las mujeres y, además,
las iniciativas nacionales e internacionales deberían orientarse a desarrollar programas que permitan a las personas —especialmente a las mujeres— tener mayor acceso a oportunidades económicas y políticas.

Gender